Ocho años de crecer en línea

¿Qué hacías hace ocho años? Sí, en 2008, para ser exactos. ¿Y qué papel jugaba internet en tu vida por aquél entonces?

En aquella época, que a veces me parece muy lejana, yo disfrutaba las ventajas y también me ajustaba a ciertas peculiaridades del trabajo freelance. La conexión a internet me resultaba fundamental, porque así era como recibía encargos de trabajo y los entregaba en tiempo y forma.

freelancer

También era un entusiasta de las redes sociales, tenía mi propio blog y fue justo en esos años cuando me reencontré con varios amigos de la infancia, gracias a mis perfiles en Facebook y Twitter.

Lo que quizá no hacía con tanta frecuencia como ahora era comprar en línea o utilizar servicios bancarios por internet. Apenas iba consolidando mi cuenta de ahorros, así como el historial crediticio, y no quería que alguna falla de seguridad o un virus en los sitios que visitaba los pusieran en riesgo.

Pues bien, hace ocho años, y en medio de las incertidumbres que aún afectaban al comercio electrónico, se fundó Cyberpuerta, una de las tiendas en línea con mayor experiencia y trayectoria en México.

Cyberpuerta surgió por iniciativa de un grupo de jóvenes tapatíos, quienes se propusieron vender productos tecnológicos de calidad, a precios accesibles. Para ello, aprovecharon las oportunidades que da el comercio electrónico de reducir ciertos gastos.

cyberpuerta

De entrada, se puede prescindir del local, ya que la promoción de los productos y las transacciones se llevan a cabo a través del sitio web. Los fundadores de este negocio también idearon una forma ingeniosa de ahorrar en el tema del almacenamiento. En vez de comprar los productos y tenerlos en stock, establecieron acuerdos con proveedores en distintos puntos del país; así, cuando reciben un pedido, contactan al proveedor más cercano al destinatario, para que se lo envíe.

Comenzaron con un catálogo de 30 productos y poco a poco se fueron ganando el interés y la confianza de los consumidores. Conforme fueron creciendo, se asociaron con nuevos proveedores y ampliaron sus zonas de entregas. En los primeros cuatro años, incrementaron su oferta a 14,000 productos, y hasta la fecha mantienen tanto la variedad como la calidad de su catálogo.

Para muchas empresas como ésta, llegar a los primeros dos años es todo un reto; pocas son las que logran superar esta difícil etapa de consolidación y menos aún son las que consiguen aproximarse a la década.

Por eso, el ejemplo de Cyberpuerta se cita con frecuencia como caso de éxito entre los emprendedores mexicanos. Pero, ¿cuáles de sus procedimientos podrían ser adoptados por otro tipo de comercios electrónicos para lograr un éxito semejante?

Algunas prácticas de esta empresa que podrían trasladarse a todo e-commerce son:

  • Oferta de productos de calidad y de marcas reconocidas
  • Atención personalizada y comunicación directa con los clientes
  • Distintas modalidades de pago (tarjeta de crédito, transferencia interbancaria, PayPal o depósito en cuenta)
  • Envío asegurado
  • Obtención del sello de calidad otorgado por la AMIPCI.

Hace ocho años, las iniciativas de comercio electrónico en nuestro país daban sus primeros pasos. Hoy todavía no se puede afirmar que este rubro se haya consolidado, pero ya existen empresas con una reputación establecida, que constituyen ejemplos a seguir para los nuevos emprendedores.