Lasik, un tratamiento viable para la miopía y el astigmatismo

Bien o mal, estamos en una época donde los adelantos científicos y tecnológicos son tan rápidos y muchas áreas son impactadas de diversas formas.

Ejemplos hay muchos y vemos cómo las computadoras han logrado permear a su vez su uso en varias vertientes del ser humano.

lasik1

Si hablamos en el terreno de la medicina, podemos ahora pensar en un trasplante de corazón, riñón e incluso, hoy por hoy se puede pensar en hacerse un trasplante de manos o de rostro o qué tal la idea de operar a control remoto gracias al internet y los robots.

Uno de las áreas más beneficiadas por la tecnología es la oftalmología.

Gracias al láser y a diversos adelantos, tanto en técnicas como en herramientas y soluciones.

Es así como ahora se cuenta con el láser o los lentes intraoculares, por ejemplo, para personas con problemas de miopía, astigmatismo o hipermetropía quienes encuentran hoy día una solución a su problema.

En esta ocasión tocaremos el tema del procedimiento de Lasik, el cual es un procedimiento rápido, seguro y sin dolor.

En esta técnica se usa un excimer láser de última generación, el cual talla la estructura corneal, eliminando en segundos la miopía, la hipermetropía y el astigmatismo en cualquiera de sus combinaciones.

lasik

Afortunadamente, es un procedimiento ambulatorio en donde el paciente entra y sale caminando de la clínica y es posible que se incorpore de inmediato a la mayoría de sus actividades diarias, disfrutando ahora de una excelente visión.

Sin embargo, no todas las personas con este tipo de problemas son candidatas para ser tratadas con Lasik.

Para ellos, el médico oftalmólogo deberá evaluar cada caso para ver su factibilidad.

Veamos cuáles son las condiciones para ser un buen candidato a este tratamiento:

  • Este tratamiento solo es utilizado para ciertos grados de miopía, hipermetropía y ciertos tipos y grados de astigmatismo, sólo o en combinación con miopía o hipermetropía. Ante niveles más severos, existen opciones alternas.
  • La edad ideal para utilizar el tratamiento es entre los 25 y 45 años. Antes o después de este rango, la agudeza visual es fluctuante. Tampoco es ideal durante el embarazo, la lactancia o la menopausia. Después de los 45 años, también se cuentan con tratamientos alternos.
  • El evaluar si se tiene un grosor corneal adecuado que permita al láser hacer el tallado en su estructura, de acuerdo al problema a resolver.
  • Es importante valorar otras condiciones generales de salud como la diabetes, las enfermedades autoinmunes y estados de inmunodeficiencia al igual que ciertas condiciones como ojo seco, uveítis y otras inflamaciones oculares, lesiones en los ojos o cirugías previas.

    También el médico, dentro del diagnóstico tendrá que evaluar si existen casos de queratocono, cicatrices en la córnea, cataratas, glaucoma, enfermedades de la retina o herpes ocular.

En general, ante un problema de miopía y astigmatismo leve, con una buena salud más un buen grosor de córnea, es factible pensar en este tipo de cirugía que es genial para dejar a un lado cualquier tipo de lentes.

Así, el contar con una buena vista y solo pensar en usar lentes de sol sería más que agradable, ¿no lo crees?