Casa y hogar

Hace poco vino una exposición de contraste entre los muebles minimalistas y muebles clásicos del siglo XVIII y XIX, particularmente victorianos, muebles que en lo personal me gustan mucho más que los primeros; sin embargo, califico a los segundos como excelentes para las oficinas.

Muchas personas no saben hacer una distinción entre el ambiente laboral y entre el ambiente de hogar, además de que esta gran diferencia ha perdido importancia en nuestros tiempos, una gran parte por la cual las familias hoy en día no pueden mantenerse unidas y por lo que el número de divorcios en todo el mundo occidental ha incrementado de una manera brutal.

Lo minimalista, en mi muy humilde punto de vista, representa lo nuevo, lo preciso y lo compacto, elementos que por supuesto son elementales en un lugar donde se pretende la industria, la eficiencia y la economía, fundadas en la contundencia de buenas y eficientes ideas que como una flecha impactan el corazón de las oportunidades con una precisión exacta.

Para que uno pueda ser efectivo en el ambiente laboral y en el corazón de nuestra industria, es necesario que pongamos toda nuestra concentración en nuestras labores y saber siempre la dirección de nuestras acciones y decisiones, así como saber  y entender que todo lo que hagamos tiene un a consecuencia directa en el desarrollo de nuestro comercio en algún punto u otro.

Estos elementos necesarios para el florecimiento de nuestra industria son también elementos que causan niveles muy elevados de estrés en todos aquellos que forman parte de este desempeño económico y comercial; tienen un impacto directo también en la calidad de las horas pos-laborales del día, donde nuestro cerebro y nuestra mente deben siempre descansar, para evitar lo que se conoce como “Burn Out”.

Para que esto pueda suceder, es necesario que el lugar donde habitemos con nuestra familia sea un hogar y no solo un lugar, por lo que todo aquello que se encuentre distribuido dentro de una propiedad debe crear un ambiente cálido y que impulse la tranquilidad, el reposo y el deseo de estar con nuestra familia, que hemos formado con nuestra pareja.

Para que esto suceda, como es natural, el ambiente de nuestro hogar debe ser enteramente distinto al ambiente de nuestro lugar de trabajo, ya que ambas cosas y ambos lugares representan cosas enteramente distintas.

En mi humilde punto de vista los muebles victorianos representan el valor del hogar en todo su esplendor que son calidez y seguridad, más sumo confort, que impulsa fuertemente al reposo familiar ya cultivar nuestras propiedades intelectuales, vitales para nuestro desarrollo personal.

Si observamos cualquier retrato o pintura de cualquier hogar victoriano, podremos ver con suma claridad que las casas son verdaderos hogares, debido a la naturaleza de sus muebles, que en una casa actúan como las flores en un campo.

Es por esta razón que debemos dividir bien nuestros territorios, de acuerdo a su significado.